30/12/19

Canon y sus empleados colaboran con la Asociación del Síndrome Treacher Collins

Gracias a la fotógrafa profesional Ana Cruz, se pudo realizar la sesión fotográfica. La acción tuvo una gran acogida y los empleados tuvieron la ocasión de ser fotografiados por Ana Cruz. La recaudación de 1.500 euros se logró con la aportación realizada por Canon y por los empleados participantes y ha sido destinada íntegramente a la Asociación Nacional Síndrome de Treacher Collins.

Madrid, 26 de noviembre de 2019 – Canon, líder en imagen, ha colaborado con la Asociación Síndrome de Treacher Collins implicando a sus empleados. Todos los fondos obtenidos de una sesión fotográfica para sus perfiles profesionales fueron destinados a la Asociación que tiene el objetivo de promover la investigación científica y facilitar información a los padres de los niños afectados con el Síndrome de Treacher Collins, una enfermedad rara que produce malformaciones craneofaciales congénitas.

Además de la sesión fotográfica, Ana Cruz impartió una charla en Canon donde dio a conocer esta enfermedad y en la que participaron Adrián Fánegas, uno de los niños afectados, y su padre, Alfonso Fánegas. Fue un momento emocionante y realmente valorado por los muchos empleados que asistieron.

Pilar González Tejedor, Directora de Comunicación de Canon España y Portugal, destaca: “Estamos orgullosos de haber colaborado con la Asociación del Síndrome de Treacher Collins y de haber puesto nuestro granito de arena para ayudar a estos niños. Estos pequeños son unos valientes que luchan por vivir con normalidad a pesar de las complicaciones médicas que conlleva la enfermedad y las operaciones y tratamientos a los que tienen que someterse”.

La Asociación Nacional Síndrome de Treacher Collins fue creada en 2002 con el fin de facilitar información sobre esta enfermedad rara, congénita e incurable y que afecta a dos de cada 100.000 nacimientos. El Síndrome de Treacher Collins comporta malformaciones congénitas craneofaciales y desarrolla alteraciones anatómicas faciales que afectan a la audición, a la vista, a la respiración y a la ingesta de alimentos. Esta enfermedad requiere de múltiples intervenciones quirúrgicas y un tratamiento muy costoso para mejorar la calidad de vida e integración social de quienes la tienen.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos de Condiciones de Uso y Política de privacidad de este sitio.